FORTALECIENDO LA SOCIEDAD CIVIL COMO PILAR DE LA DEMOCRACIA

Fecha: 06-04-2010 11:30 PM

Por: William Requejo Orobio
La experiencia de los últimos tiempos ha puesto de manifiesto en el país algunas características de nuestra sociedad, que nos llevan a exponer algunas hipótesis para las cuales a su vez nos planteamos algunas alternativas que consideramos pueden contribuir para el fortalecimiento de comportamientos de ciudadanía por parte de las personas en su ámbito de influencia, con el consiguiente beneficio para todos.
 
Durante 8 años hemos estado haciendo un trabajo tendiente a la prevención de la violencia dirigido a diferentes comunidades en las cuales intervenimos; hemos creído, y aún lo mantenemos, que cualquier actividad dirigida al ser humano como tal redunda en la prevención de comportamientos violentos en principio en la familia y el hogar y luego, en consecuencia, en el entorno en el cual se interactúa. La experiencia nos lo ha mostrado a través de reportes de personas que han participado en nuestros talleres y diferentes actividades, por lo cual nos hemos sentido alentados a continuar en nuestra línea de trabajo, aspirando ampliar cada vez nuestro alcance cuantitativamente hablando, y, lo que consideramos mas importante, cualitativamente, por una parte a través de la capacitación y formación permanente de nuestros facilitadores , como baluarte de las actividades que realizamos y por otra, mediante alianzas con organizaciones similares a la nuestra y con la posibilidad de recibir información de expertos en nuestra área de acción.
 
En ese transitar, hemos logrado aprendizajes y experiencias que valoramos especialmente; así mismo, ese transitar nos ha mostrado algunas realidades de nuestras comunidades que como señalamos anteriormente, nos animan a exponer algunas hipótesis que si bien no hemos realizado una investigación que demuestre su veracidad, nos conducen a orientar el diseño de nuestras actividades en determinada dirección.
 
En tal sentido sostenemos que:
 
  • Es urgente la necesidad de insistir en la formación de los ciudadanos para el ejercicio de su rol como tales. Las vivencias que hemos tenidos nos llevan a pensar que el ejercicio responsable de la ciudadanía, es una condición que incide en la prevención de comportamientos violentos, ya que la convivencia estaría fundamentada en el respeto mutuo y a las instituciones.
  • El aprendizaje para ser ciudadanos comienza en la infancia, en la familia y en la escuela, cuando nos corresponde convivir con otros e incorporar el valor del respeto y la validación de esos otros como integrantes del colectivo en el cual hacemos vida y que nos conviene conservar y mejorar cuando sea pertinente.
  • La formación de ciudadanos implica favorecer los procesos comunicacionales de las personas consigo mismas y con los otros.
  • La persona que asume y se apropia de su poder personal, cuenta con mejores recursos para participar en pro de mejorar su entorno.
  • Los líderes comunitarios hacen un gran trabajo en sus comunidades y que requieren y merecen apoyo y formación para el ejercicio de su rol.
  • Los esfuerzos para fortalecer la democracia deben dirigirse a la potenciación de los líderes comunitarios que trabajan en el establecimiento de redes sociales.
  • En nuestras comunidades existe un capital social al cual debe ser atendido en su condición de seres humanos con necesidades y emociones.
  • La relación con ese hermoso capital humano que existe en nuestras comunidades, debe partir de la creación de un clima de confianza, ya que en muchos casos las personas reportan que no quieren ser manipulados e irrespetados por quienes se acercan cíclicamente a las comunidades viendo en los vecinos solo la posibilidad de lograr votos y luego se olvidan de ellos.
  • El fortalecimiento de la democracia pasa por el fortalecimiento de la noción de derechos y muy especialmente de la libre asociación.
  • Necesitamos adentrarnos en el proceso comunicación intrapersonal, como condición facilitante de la comunicación interpersonal.
  • Finalmente sostenemos que todos estos elementos se encuentran contenidos en la prevención de la violencia como elemento para apuntalar la sociedad civil y así fortalecer la democracia, con la participación de ciudadanos con alto sentido de autovaloración.

En la búsqueda de condiciones tendientes a responder a tales planteamientos consideramos de fundamental importancia:

  1. Propiciar condiciones que permitan el fortalecimiento de liderazgos “empoderadores”, capaces de generar confianza en las comunidades.
  2. Contribuir a la “desatanización” del ejercicio de la política; ya que en la actualidad en muchos casos tal ejercicio es rechazado cuando se le considera sinónimo de manejos engañosos y se le atribuyen características de actividad fraudulenta y corrupta.
  3. Propiciar la creación de contextos emocionales que den energía y confianza, transmitiendo inspiración (optimismos, ideas, ganas de). Donde las personas sientan que se escuchan sus inquietudes y se les ayuda a resituarlas para que sean ellas mismas quienes las evalúen y encuentren sentido a lo que hacen (reforzar objetivos y sensación de control psicológico) Aída Araujo 2009.
  4. Hacer el acercamiento a las comunidades a partir del respeto por los “saberes “ de éstas, soltando el rol de expertos salvador: Como lo señala claramente Silverio Barriga (1996), la paradoja máxima frente a la que se ubica el verdadero líder empoderador radica en que el objetivo último de su acción es que la comunidad pueda prescindir de sus servicios.
  5. Buscar el concurso de la mayor cantidad de vecinos en las actividades comunitarias para contribuir a la formación y fortalecimiento del capital social (Durston , Guatemala 1999).

Con estas premisas nos avocaremos en el presente año a la ejecución del programa “Fortalecimiento de la Sociedad Civil como pilar de la Democracia.” Para cuyo desarrollo tenemos previsto la realización de un taller mensual que satisfagan tales propósitos y respondan a los siguientes objetivos:

Objetivo general:

Generar en las comunidades condiciones que conduzcan a la valoración del ser humano en su carácter de agente del fortalecimiento de la sociedad civil como pilar de la democracia en nuestro país.

Objetivos específicos.-

Al culminar programa los participantes estarán en capacidad de:

  • Comprender el significado e importancia de la sociedad civil en el sistema democrático.
  • Analizar el proceso comunicación intrapersonal, como condición facilitante de la comunicación interpersonal.
  • Incorporar las bases para el logro de una cultura de aprendizaje mutuo, colaboración, compromiso y productividad como atributos de la sociedad civil.
  • Propiciar el fortalecimiento de habilidades, actitudes y valores en los miembros de la comunidad, para la conformación de líderes comunitarios capaces de llevar adelante la visión de país que se quiere.
  • Asumir la corresponsabilidad en cuanto al cuido de la democracia en los distintos ámbitos en los cuales se interactúa.
  • Mantener la vigencia del postulado de la prevención de la violencia como premisa para la convivencia.

 

Trabajar para la comunidad o en la comunidad
no conlleva la misma riqueza que trabajar
con la comunidad (S., Barriga, 1996).

 

Zoraida Pacheco

 

 

 

 

Sigamos juntos construyendo puentes Gente con Gente.

[email protected]

William Requejo Orobio